Los Leggins son una prenda femenina cómoda, fresca y muy linda, pero debido a su característica de ser pegada al cuerpo, debemos tener en cuenta ciertas “reglas” para usarla y lucir bien.

A continuación, te dejamos algunos consejos para usar o no leggins:


  • Evita comprar la “talla única”. Por lo general son tallas pequeñas y si eres talla L no te verás bien con ellos.  Mídetelos antes de comprarlos, aunque digan unitalla, para que no te queden ajustados o flojos.
  • Las camisas largas, entre más sueltas, son una buena alternativa para generar un buen contraste con los leggins ajustados. Si eres de curvas pronunciadas no escojas blusas largas apretadas.
  • Usa ropa interior del mismo color que los leggins, esto evita que se transparenten.
  • NO uses ropa interior que apriete demasiado, a menos que quieras que tu cuerpo se vea seccionado o sin curvas.
  • Evita los leggins blancos, se ensucian rápidamente y generalmente se transparentan. Los color beige o carne tampoco son buena opción ya que de lejos parece que estás desnuda.
  • Si eres robusta usa estampados grandes y evita los pequeños, así evitarás la apariencia de mayor volumen en tus piernas y caderas.
  • Nunca uses crocs o chanclas con los leggins.
  • Todos los zapatos son permitidos para combinarlos con los leggins, pero hay que tener en cuenta que los leggins casi siempre van a ser para un look casual.
  • No te mientas. La sinceridad contigo misma es muy importante a la hora de usar leggins.  Si usas unos y no te sientes bien, regálalos o deséchalos.

Recuerda que las reglas de la moda hay que saberlas aprovechar, así que lo más importante es que adaptes estos consejos a tu cuerpo y que te sientas cómoda.